HAY UN MILAGRO EN TUS MANOS

La única enfermedad que todos deberíamos tener y nunca ser sanos de ella se llama: “Fe incurable”. Para crecer en todas las esferas se necesita una fe poderosa, una fe feroz, debes aumentar tu nivel de confianza en Dios y creer que es el mismo de ayer, hoy y por los siglos de los siglos.

I. LOS MILAGROS ESTÁN EN TUS MANOS. Juan 6:5-11

1. La Necesidad era Grande: Juan 6:5

Pues no era un milagro para 5 mil sino para 20 mil. Donde hay hombres hay mujeres y niños.
Juan 6:7 Cristo se estaba involucrando en ese problema y de esa situación. La buena noticia es que cuando Dios está involucrado en algo tenemos asegurada la victoria.

Encontraron a un niño con una bolsa de almuerzo que tenía 5 panes de cebada que era lo más barato en esa época y 2 peces pequeños. Para Felipe eso era muy pequeño y escaso.

2. Había una Organización.

Antes del milagro de la multiplicación hay un proceso de organización.

3. Se les entregaron los pequeños peces y los pocos panes en las manos de Jesús.

Proceso del milagro:
Cristo se puso en frente de los discípulos, dando la espalda a la multitud y repartió los 5 panes, los 2 pececillos y los partió en 12 partes iguales. Jesús no dio el pan a las personas se lo dio a los discípulos y cada uno de ellos tenía una porción muy pequeña, un tercio de cada pan y una porción pequeña de pescado. Aquí comenzó la crisis de la fe.
Pedro se puso frente a las 50 personas reunidas y las miró, miró sus propias manos y dijo para sus adentros que eso no alcanzaría ni para la primera fila que estaba al frente de él,: “Ve, muévete en fe”. Unos cuantos metros que separaban a Pedro de la multitud fueron los más largos de su vida pues mientras iba caminando hacia la multitud tenía una lucha entre creer en el milagro o creer en sus razonamientos.

Jesús es un hacedor de milagros y el evangelio que nosotros predicamos es un evangelio de milagros. Ir de la presencia de Dios que te dio esas migajas a ir a la multitud de esas personas hambrientas es la primera prueba de la fe.

Santiago 1:3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

Reinhard Bonnke dijo: “Amo más las migajas de Cristo que todos los panes del mundo”
No solo Pedro sino todos los doce comenzaron a ir hacia la multitud en cámara lenta hacia lo que ellos pensaban que era la mayor catástrofe. Tenemos que creer que Cali es para Cristo!

Hebreos 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Hebreos 10:39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma

ANUNCIOS:
1. Lunes y Martes Alborada de oración a las 5:00 a.m
2. Escuelas 8:00 p.m. a 9:30 p.m.
3. Encuentro agosto 18, 19 y 20 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published.